Written by 01:08 ARTE GRÁFICO

Barry E. Jackson, un ilustrador de fantasías

Para saber que tienen en común las portadas de los discos de ZZ Top “Afterburner” y “Recycler”, la de Dio en “The Last in Line”, de variados filmes de terror y ciencia ficción de los 80 o el diseño conceptual de películas como Shrek o el Grinch, debemos remitirnos al norteamericano Barry E. Jackson.

Barry Edward Jackson (nacido en 1954) es un artista gráfico que actualmente se destaca por su producción de diseños para el cine de animación en grandes estudios.

Ha estado en el equipo creativo detrás de “Shrek” y “The Prince of Egypt” (ambas de DreamWorks), “The Ant Bully” (Legendary Pictures), “Horton Hears a Who” (Blue Sky Studios, con voces de Jim Carrey y Steve Carell), “The SpongeBob Movie: Sponge out of water”, o en el proyecto producido por Tim Burton “The Nightmare Before Christmas” (Touchstone Pictures), en labores de diseñador de producción y artista conceptual, entre otras facetas, a partir de los 90.

Sus primeros pasos en esta área fueron colaborando con la leyenda de la animación Ralph Bakshi, como ilustrador de fondos en “The Lord of the Rings” (1978, Fantasy Films) y diseñador en “American Pop” (1981, Columbia Pictures).

Más tarde sería parte de la producción de Cool World (1992, Paramount Pictures), la ambiciosa apuesta de Hollywood para mezclar dibujos animados con actores reales, protagonizada por Brad Pitt y Kim Basinger. A la larga un fracaso de público y críticas, en lo que buscaba ser el gran paso al cine masivo del director nacido en palestina.

Rock covers

Si bien más desconocida, es muy interesante su etapa previa a la producción en el cine, aportando con ilustraciones al mundo del rock y a películas de culto.

Su primer trabajo notorio en el mundo discográfico fue ilustrando el disco de Neil Young “Trans” (1982), retratando la transición entre el mundo analógico y el digital, en unos años donde la computación ingresaba con mucha fuerza a los países industrializados, no estando la música fuera de este fenómeno.

La portada enfrentaba a un Neil Young del mundo real, con camisa escocesa y al lado de su clásico auto Chevy, contra una dimensión digital, con un humanoide computarizado contemplando un bólido aerodinámico y con un entorno de rascacielos de perfectas líneas rectas. Destacan colores y trazos propios de una carátula de videojuego de la época.

En 1984 fue autor de la portada doble del clásico disco de la banda heavy metal Dio, liderada por el ya fallecido vocalista Ronnie James Dio. Una pieza realizada en pintura acrílica protagonizada por la mascota de la banda “Murray”, con una multitud de personas marchando hacia la imponente figura de esa especie de demonio como si se tratara del fin de los tiempos, en base a una idea del propio cantante.

Pero tal vez las más reconocibles portadas de Barry Jackson son las creadas para los tejanos ZZ Top con “Afterburner” (1985) y “Recycler” (1990), en un momento en que estaban al tope de su popularidad en los Estados Unidos.

Dos ilustraciones de estilo similar, en un primer caso con una versión futurista del clásico Ford ’33 de la banda cruzando el espacio exterior, siendo observado por unas nubes que representan a los integrantes del trío.

La segunda portada los muestra junto a un cerro de chatarra automotriz, como recicladores de largas barbas, en estilizadas formas y llamativos colores. Jackson ha reconocido cierto orgullo por el resultado de ambas carátulas, aún realizadas con técnicas tradicionales.

Posters de culto

También realizó varios afiches de filmes, siendo tal vez el más conocido el de “Escape from New York” de 1981, oscura película futurista dirigida por John Carpenter y protagonizada por Kurt Russell.

El arte, según relata el autor en una entrevista, habría surgido de una idea de la agencia de publicidad de Tony Seiniger -donde trabajaba en dicha época- que sin haber visto la película sugirieron que la cabeza de la estatua de la libertad estuviera desplomada sobre las calles de New York. Fue boceteada, y tras algunas correcciones, se diseñó y pintó.

A pesar de no haber sido el único afiche propuesto, la ilustración de Jackson se transformó en el ícono de la producción. Lo curioso es que en el metraje nunca hubo una escena similar a esta, y difícilmente podrían haberla montado por el limitado presupuesto de la producción.

Otros afiches de su autoría son los de los filmes de terror, también de bajo presupuesto, Terror Train (1980) y Making Contact (1985).

Aunque ya alejado del artesanal trabajo de los dibujos y coloreados a mano, centrado hoy en el arte digital, Barry Jackson es de esos artistas que- sin ser demasiado reconocidos- nos ha dejado grandes obras que perdurarán en la cultura popular.

(Visited 53 times, 1 visits today)
Close