En 1979 el cuarteto Ramones, si bien no eran una banda de fama mundial, tenían una base de seguidores fieles, una nutrida agenda de conciertos y una producción discográfica que llegaba a 4 discos largaduración.

Con su origen a mediados de los 70 en New York, son considerados como el grupo fundador del punk americano, ese que volvió a las raíces del Rock & Roll en una época de virtuosismo exagerado, irrumpiendo con sus canciones rápidas, cortas y de melodía pegajosa.

Nada mal para estos cuatro jóvenes de Queens, pero ese año su carrera tomó un camino diferente para convertirse en estrellas de la pantalla grande, siendo los protagonistas de la cinta “Rock ‘n’ Roll High School”.

Esta producción de New World Pictures (la empresa del legendario Roger Corman) les permitió a los Ramones hacerse conocidos en otro tipo de público, siendo parte de una película que en su momento obtuvo buenas críticas y un público numeroso en los cines.

“Debido a la película, eventualmente todos terminaron conociendo quienes eran The Ramones. Nos llevó al siguiente nivel”, afirmaría Marky Ramone años después de su estreno.

Las primeras ideas

Los pasos iniciales de la película estuvieron llenos de anécdotas. Se sabe que originalmente la idea era llamarla “Girls’ Gym”, explorando la idea de un equipo femenino de gimnasia escolar, pero también Roger Corman sugirió acercarse al fenómeno de la música disco proponiendo el título de “Disco High”.

Finalmente, Allan Arkush fue designado director del filme y logró imponer el concepto de una película juvenil con una banda de rock y estudiantes rebeldes. Esta orientación se entendía por la afición del realizador por el rock, pasión que creció al ver a los grandes nombres de los 60 y 70 mientras trabajaba de acomodador en el mítico teatro Fillmore East de New York.

De esta forma, Arkush junto a Joe Dante (quien ya había dirigido Piranha y estaría detrás de The Howling y Gremlins los años siguientes) comenzaron a diseñar una trama donde una banda real visitaría una escuela secundaria, tomando muchas de sus experiencias personales en el guion. Una de las primeras opciones del equipo fue Cheap Trick, pero al reunirse con Warner Bros Records les sugirieron a Van Halen y Ramones.

El director gustaba de la música de los Ramones y además considerando el reducido presupuesto asignado al filme por Corman (un sello de sus producciones), creyó que eran los indicados. “Querían 25 mil. Cheap Trick quería 50. Entonces fui a juntarme con ellos a New York”, explicó Allan Arkush.

No hay duda que la participación de Ramones dio una identidad única al filme, el que tuvo que adaptarse a la música del grupo y también a las nulas capacidades actorales de sus integrantes: Joey Ramone, Dee Dee Ramone, Johnny Ramone y el recién integrado Marky Ramone.

El propio Marky confirmaría que sólo actuaron como ellos mismos: “Yo solo tenía una línea en la película, ¡Esta fue buena, Mr. McGree!”.

Fue en noviembre del 78 cuando la banda se trasladó a Hollywood para hacer la película, instalándose en el sencillo Tropicana Motor Hotel en Santa Monica Blvd, donde pasaban sus ratos libres en la piscina y compartiendo con otros huéspedes, entre ellos Tom Waits. En esos días también aprovecharon de realizar algunos conciertos en la zona, incluyendo las tres actuaciones de apertura a Black Sabbath, que les dejaron muy malos recuerdos por lo adverso del público adepto a Ozzy.

El rodaje y una revolución escolar

El argumento gira en torno a Riff Randell, una inquieta estudiante fanática del Rock & Roll y en especial de los Ramones, que sueña con entregar a la banda una canción que escribió. Ella encabeza una revolución entre las y los estudiantes de la Vince Lombardi High School, que encuentra como principal antagonista a la nueva directora, la tiránica Miss Togar.

Con el elenco definido, encabezado por PJ Soles como Randell, y a Mary Woronov (conocida por trabajar con Andy Warhol) como Togar, se inició la filmación.

La principal locación para grabar fue una escuela auténtica, la Secundaria Mount Carmel en Los Ángeles, que estaba cerrada y sería demolida en poco tiempo por defectos estructurales. Un escenario ideal para lo que ya estaban pensando para el gran clímax: Que la escuela explotara por los aires.

Uno de los momentos centrales del filme es un concierto de Ramones al que asiste la protagonista y gran parte de la escuela, entre los que estaban el profesor de música y un ratón blanco gigante, quienes son recibidos en la sala de conciertos por el propio Allan Arkush, quien realiza un cameo como cortador de boletos.

Es en los camarines donde Randell logra conocer a los Ramones y les entrega su canción. Lo interesante es que las escenas fueron filmadas en dos locales icónicos de la movida angelina, el Roxy y el Whisky.

Sobre esta secuencia, Johnny Ramone explicó que les costó dieciocho horas conseguir grabar las cuatro canciones. Tenían para ello tres públicos que fueron llevando sucesivamente, uno por la mañana, otro por la tarde y el último para la noche, siendo lo más cansador del rodaje, según se relata en su autobiografía “Commando”.

El gran final del filme se produce cuando los músicos neoyorkinos visitan la escuela y dan paso a un motín estudiantil. Se suceden la toma de las dependencias, los Ramones tocando sus éxitos en los pasillos y finalmente interpretando la canción que Riff Randell escribió para ellos, precisamente “Rock ‘n’ Roll High School”.

El rodaje fue intenso y le pasó la cuenta al director Allan Arkush, con un colapso por stress que lo llevó al hospital por varios días. “Pensé que estaba teniendo un ataque al corazón y llamaron una ambulancia (…). Lo que tuve era una arritmia, mi corazón estaba latiendo muy rápido” explicaría el cineasta. Joe Dante lo reemplazó y dirigió las últimas tomas del filme.

La película se estrenó en agosto de 1979 y como apoyo se lanzó un long play con la banda sonora, incluyendo temas que sonaban en las escenas como los de Brownsville Station, Velvet Underground, Devo, Chuck Berry, Alice Cooper y por supuesto de los Ramones.

En 93 minutos de cinta “Rock ‘n’ Roll High School” plasma una película entretenida y sin mayores pretensiones, que se nutre de comedias juveniles con aire de los años 50, pero que perdura hasta hoy como un registro de la mejor época de una de las grandes leyendas del rock americano.

(Visited 42 times, 1 visits today)
Close