Ser el primer dibujante y co-creador de Mampato – uno de los personajes icónicos de la historieta chilena- es una huella que siempre marcará el legado de Oscar Vega Etcheverry (1945-2007), también conocido por su seudónimo “Oskar”. Pero lejos de encasillarlo por ese episodio se hace necesario conocer más sobre su trayectoria.

Precozmente se introdujo en el dibujo editorial en la editorial Zig-Zag y más tarde -sin dejar su trabajo en revistas- realizó estudios de arte en la Escuela de Artes Aplicadas y la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Chile, donde fue alumno de los pintores Israel Roa y Matilde Pérez a principios de los 60.

En sus 61 años de vida aportó a una serie de ámbitos en el arte gráfico, como la publicidad, la ilustración para ediciones educativas, la animación o la docencia, además de la pintura, donde fue reconocido por su maestría en la acuarela. Agregar a esto la formación de otro gran artista nacional, su hijo Félix Vega.

Pero su marca en Mampato no se limita a esas viñetas fundacionales, sino que más adelante escribió y dibujó varias historias del héroe pelirrojo, que valen la pena descubrir.  

En una entrevista realizada por nuestros redactores en 1998, que rescatamos para Culto Bárbaro, el propio Oscar Vega nos detalla cuales fueron sus primeros trabajos para la prensa.

¿En qué publicaciones participó antes de entrar a Mampato? ¿Era muy joven al iniciar la historieta?

Yo empecé a los catorce años en la editorial Zig-Zag dibujando historietas, y la primera historieta que hice profesionalmente, que fue pagada se llamaba “El naufragio de las medusas” para una revista que se llamaba “Hazañas”. Después para una revista llamada “Leyendas” hice “Waterloo”, una revista completa de 24 hojas sobre la batalla de Waterloo. Ahí estuve dibujando bastantes años, entre otras cosas Condorito, James Bond, El Jinete Fantasma, el Sheriff de los Milagros, en fin, en casi todas las publicaciones que tenía  Zig- Zag en esos años dibujé para ellas.

El nacimiento de Mampato

En agosto de 1968 aparece Mampato, revista infantil de Editorial Lord Cochrane, bajo la dirección del artista plástico Eduardo Armstrong. La publicación incluye historietas y material educativo en forma de crónicas, como principales aspectos.

En su inicio forma un equipo con Isabel Allende (redacción), Jorge Galasso (diagramación) y Oscar Vega, como dibujante de la historieta Mampato -como señala en los créditos de esa primera edición-, aunque también es el encargado de gran parte del material gráfico de sus páginas.

¿Cómo recibió el ofrecimiento para comenzar a dibujar Mampato?

Hubo una especie de concurso para una revista infantil en el que había que presentar dibujos de corte humorístico infantil. Yo no dibujaba así, presenté algunas cosas sueltas pero igual me llamaron. Ahí me explicaron que se trataba de crear un personaje, un niño para los niños, que tenía dejar algunos valores, establecer algunos principios éticos, todo lo que en aquellos días estaba escaseando.

El tiempo era muy poco (tenía otros trabajos) entonces estuve pocos números haciendo la historia, creé el personaje Mampato, Xse, Mong que iba a ser el bandido permanente, pero me pilló la máquina y no era capaz de hacer todo eso.

En efecto, Vega sólo dibujó los dos primeros capítulos de la historieta que daba nombre a la revista, es decir ocho páginas. La historia de ellas está bien reseñada. Eduardo Armstrong ideó el personaje como un niño muy bajo de estatura y colorín, dueño de una gran imaginación. Su nombre era Pato, pero sus compañeros le apodaron Mampato -como los caballos pequeños- para molestarlo.

En unas vacaciones en la chacra del tío Eusebio, Mampato paseaba por el bosque y se topa con un platillo volador y un extraterrestre bajito que estaba siendo acechado por un puma, ayudándole con un certero piedrazo de su honda.

En agradecimiento por su valiente accionar, el alienígena (que viñetas más adelante conoceríamos como Xse) le regala al niño un medallón que vibraba, con el que se pudieron comunicar. Acto seguido Mampato fue invitado a viajar en su nave hacia Xagus, un planeta rojo cuyas ciudades están bajo grandes domos transparentes debido a que su atmósfera había sido envenenada.

Al llegar a este extraño mundo, se encuentran con un misterioso personaje llamado Mong (un clon del villano Ming de Flash Gordon), jefe de la policía de la galaxia quien trama algo muy oscuro. El texto de “continuará”, nos indica que esta aventura sigue en un próximo número.

Es a partir de la tercera entrega que Themo Lobos continúa la historieta, según se conoce, tras un llamado de Eduardo Armstrong y con el beneplácito de Vega, que siguió trabajando en aspectos gráficos de la revista.

Poco después Oscar Vega es contratado por Televisión Nacional de Chile para crear el departamento de animación, donde se encuentra con su ex compañero de escuela Carlos González, reconocido por ser el creador del personaje Tevito, el perrito animado que se transformó en un ícono de la televisión chilena a inicios de los 70. Ambos liderarán un equipo que sería pionero en el trabajo audiovisual del país.

Nuevas historias de Mampato

En 1973, tras el golpe militar, el canal estatal es intervenido por el nuevo gobierno y se cierra el departamento de animación. Oscar Vega vuelve a centrarse en Mampato.

Junto a su permanente labor como portadista y dibujante de diversas secciones de la revista, a principios de ese año se hace cargo de nuevas historias de Mampato, siguiendo el aspecto desarrollado por Themo Lobos para otorgarle continuidad.

En la primera de ellas se embarca en una aventura en el mundo perdido de La Atlántida, donde comparte con un niño moreno llamado Atlas y un anciano griego de larga barba blanca.

Después de varios números con nuevas historias de Themo Lobos, en el mes de octubre del 73 Oskar vuelve a hacer el relevo y reedita a los personajes de su aventura fundacional, el amistoso alienígena Xse y el malvado Mong, en la serie “El planeta maligno”. En septiembre de 1974 comenzaría una nueva aventura denominada “El fondo del mar”.

Es en “La civilización enigmática” (mayo de 1975) donde se introduce un nuevo personaje conocido como Kolofón, en una aventura que se inicia en extremo sur de Chile con la visita de Mampato a su tío Sócrates y su perro Guau, en una isla de la provincia de Aysén.

Kolofón es un extraño pero amistoso ser que se une a su viaje al pasado por medio del cinto espacio temporal, caracterizado por sus antenas y el contorno negro de sus ojos, y que se sería un compañero recurrente en las siguientes historias creadas por Vega.

El argumento de “La civilización enigmática” se basa en una hipotética presencia egipcia en la América precolombina, relacionándola con el surgimiento de las grandes civilizaciones de nuestro continente.

Las últimas historietas de Oskar en la revista serían “Mampato contra los Verdines” de 1975 (incluyendo una serie de viñetas que claramente no dibujó el autor), en marzo del 76 se inicia la publicación de “Mampato y los piratas” y en septiembre de ese mismo año la historia breve que Mampato y Kolofón protagonizan con los Neutrinos.

Oscar Vega estuvo hasta el último día de la existencia de revista Mampato en 1978, marcando una época en el país y en la historieta nacional. Algo que valoró pero que no dudó en señalar “que cada cosa cumple con su época”.

¿Qué importancia le atribuye a Mampato en el desarrollo de la historieta chilena?

La historieta probablemente tuvo mucha importancia porque fue la única historieta de relevancia infantil de ese periodo, que marcó una generación. Constaba de guiones muy buenos, había que documentarse bastante para hacer una historia, además dejaba una enseñanza. Se hizo una revista con el tal de reemplazar lo que fue el Peneca como revista para niños y desde Mampato no ha habido nada dedicado a los niños. 

(Visited 82 times, 1 visits today)
Close