Antes que el norteamericano Kenny  Rogers se transformara en un ícono de la música country, tuvo un espacio dentro de una banda de culto de rock folk sicodélico.

Este longevo artista nacido en Houston (21 de agosto de 1938), más de una década antes de grabar “Lady”, “The Gambler” o hacer duetos con Dolly Parton para festivales texanos y programas de televisión, fue el cantante de The First Edition, donde además las oficiaba como bajista.

Rogers ya tenía cierta experiencia en la música. Había formado parte de The Scholars, grupo con el cual lanzó dos singles y también fue bajista del grupo de jazz Bobby Doyle Three, donde perfeccionó sus dotes en las cuerdas.

En 1966 pasó a formar parte de New Christy Minstrels y al año siguiente formó The First Edition.

En esta última banda, Rogers era el vocalista principal y bajista. El resto del grupo estaba formado por su ex compañero de New Christy Minstrels, el guitarrista Mike Settle (hoy periodista y crítico musical); el guitarrista y vocalista Terry Williams; y en la batería un verdadero astro del folk: Mickey Jones, ex Johnny Rivers, Bob Dylan y The Band. Completaba el grupo Thelma Camacho, joven cantante con estudios líricos que también tuvo un paso en New Christy Minstrels.

Firman en 1967 con el sello Reprise y –muy en sintonía con la época- grabaron el single “Found Me A Reason”, el cual no tuvo mucha repercusión, aunque lo mejor estaba por venir. Ese mismo año lanzaron el single de pop rock sicodélico “Just Dropped In (To See What Condition My Condition Was In)”, que se transformó en un hit a principios de 1968, llegando al puesto número cinco en el Hot 100 de Billboard.

Esta canción tiene todos los elementos propios de la música en plena “Era de Acuario”, como coros en armonías sicodélicas y arreglos sonoros sofisticados para la época. La canción, compuesta por Mickey Newbury, habla de un viaje bajos los efectos del LSD, pero a modo de advertencia sobre sus peligros. El tema le fue ofrecido a Jerry Lee Lewis, pero éste lo rechazó. Finalmente The First Edition lo grabó, contando con el apoyo de Mike Post en la producción, quien dirigió el sonido de este single. Destacadas fueron las guitarras en reversa y solos del guitarrista de sesión Glen Campbell.

La canción hoy en día sigue siendo un referente a la hora de hablar de drogas duras. Fue así como en 1998, fue redescubierta por los hermanos Coen para la banda sonora de la película “The Big Lebowsky”.

Estos temas formaron parte del primer disco homónimo del grupo. Sin embargo, al año siguiente, el grupo cambió su nombre por Kenny Rogers and The First Edition, para darle realce a su solista, quien comenzaba a transformarse en celebridad, con su look hippie de pelo castaño y gafas rosadas, muy lejos de la imagen que adoptaría en los 80’s.

Impronta Country

En 1968 lanzan el disco “The First Edition’s 2nd”, donde ya se pudo ver una impronta apegada al country rock, con mucha melodía rural, aunque sin dejar de lado el predominante sonido de las guitarras.

El disco tenía canciones que llegaron a tener gran repercusión radial, como “Only Me”, “Charlie The Fer De Lance” y “Are My Thoughts  With You?”. Al año siguiente publicaron su tercer disco “The First Edition ’69” que contenía el éxito “But You Know I Love You”, que llegó al puesto 19 de los charts.

El giro desde la sicodelia hacia el country, atrajo un nuevo tipo de seguidores, más ligados al ambiente folk, tan propio del Texas natal del cantante

Ese mismo año publicaron el disco “Ruby, Don’t Take Your Love to Town”, nombre del primer single del LP, originalmente escrito por Mel Tillis, y que The First Edition dio matices de country & western. Se trataba de una canción antibelicista, en plena época de la Guerra de Vietnam. Este disco además contaba con la balada “Something’s Burning”.

La década de los 70’s los encontró alejados del rock. Mientras las bandas contemporáneas que nacieron junto a The First Edition en la efervescencia del “flower power” endurecían su música o se separaban producto de los excesos; la agrupación liderada por Rogers moldeaba su música para las radios texanas, con discos como “Tell It All Brother” (1970), “Fools” (soundtrack, 1970) o “Transition”, disco que contiene la canción “What Am I Gonna Do”, una especie de balada proto-música disco.

Pero todo aquel alejamiento al rock tuvo su vuelta en 1972, con la portentosa ópera rock “The Ballad of Calico”. El LP mantiene los códigos country rock que perfeccionó el grupo, pero ahora con la majestuosidad propia de un álbum conceptual.

El vinilo doble fue escrito por Michael Murphey y Cansler Larry y las canciones cuentan historias basadas en hechos reales, de las personas que vivían en la ciudad de Calico (California), un poblado minero en decadencia, que se transformó en pueblo fantasma.

Cada canción relata la historia de alguno de los personajes, por lo cual todos los integrantes del grupo tuvieron el rol de cantantes, a diferencia de los discos anteriores donde Rogers era el vocalista líder.

El disco contiene 19 canciones, con puntos bastante altos. “School Teacher” es un soul casi funky; la soft rock “Old Mojave Highway”, o la espectacular “Road Agent” que suena como una canción de Queen, aunque para hacer justicia con The First Edition, Queen aún no grababa su primer disco.

Hacia fines de 1972 la banda tenía su propio programa televisivo (“Rollin’ On the River”), y su popularidad era tal, que en cada concierto se agotaban los boletos. Pese a ello, los siguientes discos no tuvieron ni la misma suerte, ni calidad de “Calico”.

Por entonces, se produjo una tensión entre el guitarrista Terry Williams, quien quería retomar la vertiente rockera; y Kenny Rogers, quien era de la idea de profundizar en la balada.

Pese a que el disco “Monumental” (1973) tenía canciones netamente rock como “Morgana Jones”, la separación ya estaba decidida. En 1974 Kenny Rogers dejó el grupo y la banda se disolvió al año siguiente.

Tras el fin de la agrupación, quien tuvo una mejor suerte en la música fue su líder, Rogers, con una sólida carrera solista en el circuito country, en base a singles récords de venta como “Lucille” o “Coward Of The County”.

El 21 de mayo de 2011, Kenny Rogers se presentó en el Movistar Arena de Santiago donde además de repasar sus éxitos como solista, ofreció un regalo para los fans chilenos de The First Edition, con la interpretación de “Something’s Burning” y “Just Dropped In”.

Texto: Nelson Zapata Reyes

(Visited 36 times, 1 visits today)
Close